¿Por qué decide irse la fuerza laboral de las organizaciones?

Son distintas las razones por las que los empleados renuncian; las principales, la falta de reconocimiento, un bajo salario y la hostilidad en el ambiente laboral.

Dejar un empleo no es fácil, sin embargo, antes de tomar esta decisión muchos empleados mexicanos sin importar su rango también consideran otros factores como:

  • Una mejor oferta laboral.
  • Falta de oportunidades de desarrollo.
  • Estrés laboral.
  • Falta de tiempo para compartir con su familia.
  • Mala relación con el jefe y/o compañeros a partir del hostigamiento o mobbing.

En este último punto, es de suma importancia señalar que las arbitrariedades en las que incurren los jefes directos, gerentes, directivos, y demás responsables, desmotivan a los colaboradores, sobre todo, a los más competentes. Algunas son:

  1. Cargas excesiva de trabajo. Muchas veces a los empleados más calificados se les “carga la mano”, pero sin homologación de sueldos o alguna otra compensación. Ellos perciben que su buen desempeño en realidad es castigado. 
  2. Falta de empatía. Esto se vislumbra en todas las relaciones laborales, por lo que lo ideal es un equilibrio entre la profesionalidad y la humanidad. 
  3. Los jefes no cumplen con sus promesas. Cuando un superior se compromete a algo y lo cumple es percibido como alguien honesto y digno de confianza (dos cualidades muy importantes en una posición de liderazgo).
  4. Contratan y ascienden a la gente equivocada. Cuando no se hace un buen reclutamiento y selección de personal, los empleados calificados se desmotivan al trabajar con personal incompetente. Ascender a la gente equivocada es incluso peor. Alguien que da todo de sí se siente insultado cuando ve mejorar la posición de otra persona con nulas capacidades o sólo por favoritismos.
  5. Subestiman a la fuerza laboral. Desaprovechar el talento de los empleados para dotar de creatividad y valor agregado al trabajo diario, hace que éste sea aburrido y desmotivador. En este punto también destaca la falta de retos intelectuales.

Finiquitos y liquidaciones en duda

Además, cabe resaltar que no todas las relaciones laborales terminan de la mejor forma, pues además de que la falta de un trabajador o colaborador clave acarrea problemas financieros y logísticos, son conocidas las prácticas desleales donde los finiquitos y liquidaciones no corresponden a lo estipulado en la ley como forma de represalia.

Por ello, es importante que al configurar la estrategia de negocios se considere al capital humano como un activo más para así evitar la excesiva rotación laboral, conservar a los más calificados y, por consiguiente, lograr mejores dividendos para todos.

En Adecco, sabemos lo importante que es lograr el equilibrio entre las empresas y sus colaboradores, por lo que ofrecemos asesoría en coaching, consultoría organizacional, reclutamiento y selección de personal idóneo.

Fuentes: The Huffington Post, El Economista, Entrepreneur, El Financiero

modelo-de-tercerizacion-subcontratacion

Categorías: Coaching Empresarial