¿Está tu negocio preparado para afrontar una posible crisis?

Si no estás acostumbrado a hacer ejercicio y de repente te da por correr una maratón, ¿cómo te sentirías? Probablemente muy mal, además de resultar poco probable que termines la carrera debido a que no has practicado previamente.

Lo mismo ocurre con la recuperación de desastres (disaster recovery o DR por sus siglas en inglés) en las empresas, ya que la posibilidad de salir airoso de una crisis, sin haber ejercitado previamente planes DR, es prácticamente nula. 

Aunque la mayoría de las empresas afirma llevar a cabo un completo ejercicio de DR al menos una vez al año, la evidencia sugiere que la mayoría de estas pruebas no son ni exhaustivas ni completas.  

Forrester, empresa de investigación de mercados, ha entrevistado a varias organizaciones para comprobar que gran parte de estas compañías —especialmente las de tamaño medio o pequeño—, enfrentan problemas tales como falta de apoyo ejecutivo, limitación de recursos o falta de tiempo para llevar a cabo prácticas DR. 

Ahora bien, ¿todo esto te resulta familiar? Pues presta atención a estas 5 prácticas que Microsoft recomienda y con las que podrás, no solo actualizar, sino también mejorar tu programa de ejercicio en DR: 

  1. Define tus objetivos. Ejercitarse sin tener una finalidad específica es una pérdida de tiempo; en vez de esto, asegúrate que tu negocio cuente con objetivos claros y metas establecidas. Esto te ayudará a determinar el éxito final de cualquier crisis a la que te enfrentes. 
  2. Rota las responsabilidades de tu personal. Es importante que la persona encargada de escribir el plan DR no sea la misma que ejecuta la prueba; de hecho, recuerda que cada persona cuenta con unos conocimientos específicos, y por ello es importante asignar al personal roles en las diferentes áreas donde sean expertos. También, es relevante encontrar personas que sepan mantener el control en situaciones de presión. 
  3. Desarrolla escenarios específicos de riesgo. Utilizar escenarios específicos de riesgo para llevar a cabo tus pruebas te proporcionará una respuesta más realista de lo que te puedes llegar a encontrar.
  4. Asegúrate de realizar una prueba al menos una vez al año. Las empresas más avanzadas realizan pruebas DR completas alrededor de cuatro veces al año. Y no, no estamos diciendo que tu empresa también deba hacerlo e este medo, pero, como mínimo, una vez al año es altamente recomendable. 
  5. Aprende de tus errores. La clave a la hora de realizar pruebas y ejercicios DR es encontrar posibles barreras en un ambiente controlado, de modo que puedas enfrentarlas sin problemas. Utiliza todo lo que aprendas en este tipo de ejercicios para actualizar tus planes y crear documentos de mejora óptimos. 

¿Te ha parecido interesante el artículo? Ahora solo te queda poner en práctica lo que has aprendido. ¡Buena suerte! 

*Contenido donado por Microsoft México.

beneficios de tercerización

Categorías: Coaching Empresarial