4 elementos del coaching para emprendedores

Al emprender es importante saber que las aparentes adversidades en realidad son retos y oportunidades para crecer; aquí es donde el coaching es determinante para alcanzar el éxito.  

Está bien que no sepas todo desde un principio, sin embargo, no está de más preguntar, y en cuestiones de emprendimiento, acercarse al coaching como una forma de ayudar a emprender el vuelo en los negocios.

El coaching es un instrumento que te ayudará a identificar las áreas que necesitan mejora con la finalidad de crear planes de acción para desarrollar fortalezas en los rubros donde te sientes menos fuerte. Esto funciona a nivel personal y de administración empresarial, donde una de las mayores fallas o desorientación radica en gestionar al capital humano.

Con un coach, además de aprender a convertir los miedos en motivadores para alcanzar tus objetivos, tendrás un guía que te acompañará en el camino, permitiéndote creer más en ti y confiar en lo que haces, donde además de ser la mente creadora, también serás quien elija al capital humano que defina el crecimiento de tu organización.

Además, el coach te ayudará a conjuntar los siguientes elementos para que, sea cual fuere tu proyecto, este salga avante.

  1. Autodisciplina: es la capacidad de controlar la fuerza de voluntad. Muchas personas suelen afirmar que carecen de ella, lo cual asienten para justificar su incapacidad de alcanzar una meta; no obstante, la clave para mantener constante la fuerza de voluntad es la autodisciplina, la cual se relaciona directamente con la motivación, enmarcada por los coaches en un concepto más amplio: el de la inteligencia emocional.
  2. Enfoque: la falta de este elemento es la razón principal que impide lograr el objetivo de llevar a la realidad tu propio negocio. La concentración en metas específicas te permitirán seguir un camino sin que te desvíes de su finalidad. La creatividad, las ideas, los recursos y las habilidades serán tu principal activo para concretar el objetivo de crear tu propio negocio.
  3. Inteligencia emocional: hay gente creativa que goza de una buena formación profesional pero que no logra emprender, mientras que otros con menos herramientas sí lo consiguen. La explicación, según los coaches, radica en gran parte en el manejo de las emociones; en tanto que algunos se dejan dominar por ellas, otros las controlan. Por ello, es importante aprender a gestionar las emociones positivas y negativas —usarlas a nuestro favor— para alcanzar nuestros objetivos.
  4. Productividad: aprovechar el tiempo previene el estrés y contribuye a disfrutar más del tiempo libre, la familia, los amigos y los hobbies, por mencionar algunas actividades. Determinar y aportar a cada una sólo la energía precisa que requiere para llevarla a cabo, contribuirá a que tengamos un desempeño más eficiente, lo que, a su vez, nos ayudará a gestionar mejor un negocio propio.

Estos puntos son vitales para que tu negocio sobreviva, además de la creatividad y el empeño con la que hagas las cosas. En Adecco, te ofrecemos la orientación necesaria para que tu negocio funcione mucho mejor de lo que esperas.

Fuentes: Vilma Núñez, Alto Nivel,

alcanza tus metas de negocio

Categorías: Tips para Candidatos, Coaching Empresarial